Medio millar de combis piratas circulan en la madrugada

Imprimir

Aprovechan escasa fiscalización entre las 10:30 de la noche y 5 de la mañana para desplazarse sin control por las calles de Lima

 

Lucen destartaladas, el viejo motor desprende un oscuro humo, los espejos retrovisores están a punto de caerse. Solo tienen aforo para 16 pasajeros, pero ingresan más de 20. Parecen una especie de discoteca andante y los pasajeros tienen cuidado para no lastimarse. Según el reporte de la
ONG Luz Ámbar
, entre 500 y mil combis informales o “piratas” se desplazan por la ciudad de esta manera, especialmente en la madrugada, poniendo en peligro las vidas de cientos de pasajeros.
“No tienen autorización para circular de la Municipalidad de Lima. Se cuidan de día y salen a trabajar de noche, desde las 10:30 p.m. hasta las 5 a.m.”, detalló a Correo Luis Quispe Candia, especialista en transporte urbano. Estas unidades ilegales prefieren recoger pasajeros de madrugada para evitar así la fiscalización de la Municipalidad de Lima y la Policía Nacional, señaló el especialista.
“De acuerdo con el reglamento, deberían ser intervenidos y llevados al depósito. Probablemente no tienen SOAT. Debería haber operativos de fiscalización también en la madrugada”, recomendó.

PUNTOS
Los paraderos están ubicados, por ejemplo, en las avenidas troncales de la ciudad como Túpac Amaru; Universitaria; Arequipa (en dirección a Villa El Salvador, pasando por distritos como Miraflores, San Isidro); Arenales; La Marina (San Miguel); así como a partir del Trébol de Monterrico. Los alrededores de las plazas Bolognesi, 2 de Mayo (Cercado de Lima); Carretera Central (a la altura del puente Santa Anita) y la avenida Javier Prado también concentran a estas unidades.
Otros puntos son los paraderos denominados Pro y La Pascana (Comas) y la entrada a Horacio Zevallos, la intersección de la avenida José Carlos Mariátegui con calle N°1 (Ate). Según la Policía, en los últimos tres meses los robos a combis y coasters suceden en un 40% en horas de la madrugada. Solo entre enero y marzo de este año ya hubo unas 73 denuncias. Lo peor. Cuando estas combis se involucran en un accidente, el chofer y el cobrador se dan a la fuga para evadir su responsabilidad.

Ver nota Original

Fuente: Correo